Fonde de Nubes para Antes de Dormir Cuentos Infantiles para leer en familia Audiocuentos infantiles en Antes de Dormir

Cuentacuentos para chicos hospitalizados

Cuentacuentos para chicos hospitalizados
  • Publicado en mayo de 2016
  • Leido 1,853 veces
  • Lectura 3:56 minutos

Cuentacuentos para chicos hospitalizados

La maestra mexicana Marcela Rodríguez Calderón es una muestra de cómo la lectura y los cuentos pueden cambiar la vida de los niños y niñas, ayudándolos a sanar tanto física como emocionalmente, además, ella está orgullosa de poder compaginar sus tareas docentes con actividades sociales en beneficio de la comunidad chihuahuense.
Marcela, contó que su historia se remonta a la Escuela Normal del Estado de Chihuahua "Prof. Luis Urías Belderrain", en donde cursó su Licenciatura en Educación Preescolar, "ahí pude conocer a los grandes maestros que fueron él cobijo a dudas, saberes y alimento a un bagaje histórico cultural que dio como regalo una vida entrañable frente a la docencia".
Al término de sus estudios, comenzó a ejercer al poco tiempo en escuelas de la ciudad de Hidalgo del Parral, en donde a pesar de la ausencia de su hogar, tuvo la oportunidad de conocer a magníficas personas, de las cuales recuerda sus atenciones, enseñanzas e inclusión.
"Recuerdo las distancias y los viajes continuos que enmarcaron sueños, después de poco más de cinco años regreso a mi querida tierra, en donde ahora podría nuevamente estrechar los lazos familiares, además de que se presentaron en mi vida nuevas oportunidades", manifestó.
Durante años formó parte de la Biblioteca Infantil, en donde ayudó a coordinar este espacio a través de talleres, convocatorias, así como visitas de las escuelas de los diferentes niveles, "esta experiencia me llevó a tener una mayor preparación, atender inquietudes las cuales abrace, y como esponja fui apropiándome de un mundo lector que me llamaba con todos mis sentidos".
Agregó que uno de sus talentos fue el desarrollo de la capacidad y habilidad de contar cuentos, esto se logró con muchos años de preparación, a través de talleres que pulieron una voz, una postura, la gestualidad, el estudio de historias, entre otras cosas, "todo ello rindió frutos al poder representar a nivel nacional e internacional a mí país".
Marcela Rodríguez aseveró que este trabajo es noble y está lleno de retos, logros y dificultades, por lo que en los dieciocho años que tiene de servicio, ha tenido el privilegio de acompañar a colegas en diversas funciones: asesor académico, docente frente a grupo, además de ser responsable del Programa Estatal de Lectura y Escritura en el Nivel de Preescolar.
Asimismo, comentó que cuenta con algunos libros infantiles escritos para Gobierno del Estado, como pintora ha participado en más de cinco múrales, dos de ellos se encuentran en Jardines de Niños, como parte del gusto y promoción de la lectura en las Bibliotecas de Aula y Escolar.
También participó como pintora en la exposición en atención a ciegos y débiles visuales, titulada "Percepciones", además, en un año rompió récord contando más de 5 mil cuentos para las Bibliotecas Municipales en el Estado de Chihuahua.
A todo esto se suman más de 100 capacitaciones, una Maestría, un Diplomado y próximamente otra Licenciatura por parte de la Universidad Pedagógica Nacional del Estado de Chihuahua (UPNECH).
"La formación docente que recibí y de la cual he podido acrecentarla durante estos años, han sido las mejores enseñanzas de calidad humana de la cual me ha forjado y hecho que antes de ser un maestro, soy el ser humano que mis alumnos necesitan para ser escuchados", resaltó Marcela Rodríguez.
El amor a su profesión le llevó a formar hace cuatro años el Círculo de Lectura "Cuenta Cuentos de Corazón", el cual nació de una persona y hoy se fortalece con un gran equipo, conformado por educadoras, amas de casa, estudiantes, enfermeros, médicos, empresarios, sacerdotes, deportistas y profesionales.
Además de llevar miles de cuentos a los niños y niñas que son atendidos en el Hospital Infantil de Especialidades, también apoyan con alimentos a los padres, madres y hermanos de los pequeños que se encuentran internados, ya que en muchos casos son familias de escasos recursos que vienen de otros municipios.
A través del Círculo de Lectura también ayudan a gestionar medicamentos, despensas, artículos personales, boletos de colectivo, entre otras cosas, llevándoles no sólo alegría a los pequeños, sino también fe y esperanza para ellos y sus familias. (fuente: El Diario Lealtad a Chihuahua)

Compartir: