Fonde de Nubes para Antes de Dormir Cuentos Infantiles para leer en familia Audiocuentos infantiles en Antes de Dormir

Mitología maya inspira programa para promover la lectura

Mitología maya inspira programa para promover la lectura
  • Publicado en mayo de 2015
  • Leido 1,903 veces
  • Lectura 3:53 minutos

Mitología maya inspira programa para promover la lectura

Los libros del escritor Roldán Peniche Barrera sobre la mitología maya y relatos del Popol Vuh, inspiraron para la creación de un programa interactivo que busca despertar el interés entre los más pequeños sobre la lectura y cultura maya.
Conocimiento y creatividad dieron vida a muñecos, programas en computadora y talleres que se presentan dos veces por semana en escuelas primarias de Mérida (México), para motivar el interés por la lectura y su pasado.
Bajo tres ejes fundamentales para promover la imaginación, la lectura y los valores de identidad, la Red de Educación Artística en Línea elaboró este programa que incluye juegos, lecturas de textos ilustrativos y el uso de recursos tecnológicos.
En entrevista exclusiva para Notimex, Roldán Peniche comentó que el equipo de esa institución estatal fue el encargado "en crear excepcionales figuras monstruosas de los seres fabulosos mayas".
El escritor, ensayista y narrador dijo que este programa se basa en las historias del Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas, y en la mitología de la Península de Yucatán, "escritos en un lenguaje fácil".
Roldán Peniche, quien recibió la medalla "Héctor Victoria", reconoció que el presentar estas leyendas te enriquecen, "te encantan al conocer estos seres mitológicos".
Su libro con 60 personajes de la Mitología Maya, con ilustraciones de Juan Ramón Chan Alvarado, dio paso a la creación de muñecos como los gemelos mágicos del Popol Vuh, Hunahpú e Ixbalanque, que en español serían pequeño tigre y cazador.
Ambos seres pasan por una serie de peligros y logran vencerlos "porque eran mágicos y eran enviados por el dios máximo de ellos, del cielo", añadió el también crítico de arte y traductor.
En escena aparece un "piojito", parte también del Popol Vuh, que lleva un mensaje a los gemelos de su abuela para alertar que los señores de "Xibal ba" quieren acabar con ellos, a través de un torneo de pelota con la idea de matarlos.
Luego, paradójicamente está Kakaxbal, un monstruo maya, cuyo cuerpo está formado por diferentes animales que se odian entre si, aunque en las presentaciones éste es el más solicitado por los alumnos para tenerlo entre sus manos y tocarlo.
También se encuentra un "aluxe", que son muy populares entre las leyendas mayas, "son traviesos, pero pueden ser buenos si se les da su ofrenda, que es comida", narró el escritor.
En las presentaciones las escuelas, aparecen con un aspecto mayor "los balames", que vuelan sin tener alas, poseen largas barbas blancas, ojos llamativos, visten de blanco, "y si uno es bueno con ellos cuidan tu milpa, tu casa", pero si no es así, ellos se encargan de causar destrucción.
Al concluir, los menores dan vuelo a la imaginación y con papel y colores crean sus máscaras o plasman sus ideas en murales.
El equipo también utiliza una plataforma en la cual se cuenta con objetos de aprendizaje y programas interactivos que permitan al lector apropiarse de la obra, participar en el proceso de modo interactivo y desarrollar su creatividad.
El programa está dirigido a niños y niñas de seis a 12 años de edad y consta de tres fases: La lectura interactiva de fragmentos de obras emblemáticas como El Popol Vuh, El Canek y Mitología maya; la participación activa en experimentos lúdicos y el dibujo.
Este proceso de aprendizaje, según los creadores, promueve no sólo el conocimiento, sino la inteligencia social y emocional.
En las visitas a las escuelas se ha observado que los niños y jóvenes desconocen aspectos relevantes de su propia cultura maya y también de las obras literarias esenciales, o bien, ignoran mitos y tradiciones relacionadas con su identidad.
Por ello, las sesiones han resultado fructíferas pues generan en los estudiantes la motivación por informarse y leer acerca de lo propio, de la mitología, que realmente no le pide nada a la helénica.
Además las presentaciones se convierten en una cuestión familiar porque los papás participan, interactúan con la narración de leyendas o vivencias relacionadas con esos seres mitológicos. Todos regresan a casa con algo, con esa inquietud de leer, de imaginar y de crear. (Notimex)

Compartir: