Alí Babá y los 40 ladrones

Alí Babá y los 40 ladrones uchos, pero muchos años atrás, en una ciudad de Persia, vivían dos hermanos. Uno de ellos se llamaba Kasim y el otro Alí Babá. Ambos eran muy pobres.

Kasim, que era el mayor de ambos, cuando creció se casó con una mujer muy rica y se fue a vivir a uno de los palacios de la ciudad. En cambio, Alí Babá se quedó viviendo en una pequeña casita. Ciento día de primavera, Alí Babá caminaba por el campo cuando oyó un ruido de galope de caballos. Se ocultó y vio a cuarenta jinetes armados que se detuvieron frente a una roca.

Eran ladrones que iban a esconder lo que habían robado. De pronto uno de ellos, que parecía el jefe, gritó:
-¡Ábrete, Sésamo! Al momento, la roca se abrió. Todos los jinetes entraron y la roca se cerró. Al cabo de un rato los ladrones salieron de la cueva.

Alí Babá esperó un buen rato para saber si volverían. Luego caminó hasta la roca y repitió:
-¡Ábrete, Sésamo! Ante su asombro, la roca se abrió y aparecieron grandes tesoros de oro, plata y joyas.
-¡Qué maravilla! - exclamó Alí Babá -. Tomaré una pequeña parte del tesoro, de forma que los ladrones no se den cuenta.

Alí Babá no respiró tranquilo hasta que llegó a la ciudad. Pero en lugar de ir a su cabaña se alojó en una posada cómoda y limpia. Allí vivía Zulema, la hija del dueño, de la que estaba enamorado. Pero Kasim no tardó en enterarse y oliéndose algo raro fue a visitarlo:
-¿Cómo es que ahora vives en una posada si eres muy pobre? le preguntó.
- Salud, hermano mio dijo Alí Baba, que, pese a todo, no le guardaba rencor por no ocuparse de él.
-¿Es que no vas a contestar a mi pregunta? insistió Kasim.
- Pues veras, he tenido un golpe de suerte dijo Alí Babá. Pero su hermano no le creyó y, como Alí Babá no sabía mentir al final le contó la verdad. Kasim, que era muy avaricioso, se fue a la cueva con todas sus mulas y al llegar allí grito:
-¡Ábrete, Sésamo! La cueva se abrió y, tras pasar Kasim con sus mulas, volvió a cerrarse a sus espaldas.
-¡Qué maravillas! - dijo al ver los tesoros -. Llenaré de riquezas los sacos y seré muy rico. Una vez que cargó las mulas, los nervios le jugaron una mala pasada.

-¿Cuál era la palabra? - se preguntaba, cada vez más angustiado. ¿Avena, cebada, cuál? y gritaba:
-¡Avena, ábrete! ¡Arroz, ábrete! ¡Trigo, ábrete! - pero ninguna era la fórmula buena. En ese momento llegaron los ladrones. Al encontrar a Kasim en la cueva, quisieron matarlo:
-¡Por favor no me maten! ¡Les diré quién me contó el secreto de su cueva del tesoro! Fue mí hermano Alí Babá; él es el verdadero culpable de todo.
-¡De modo que hay más gente que lo sabe! Lo mejor será ir a la ciudad y matar a todos sus habitantes por sí acaso hay alguien más que conoce el secreto.

Los ladrones se ocultaron en unas tinajas cargadas sobre las mulas de Kasim, entraron sin problemas en la ciudad. El jefe se dirigió a la posada donde vivía Alí Babá y llevó las mulas al establo.
-A medianoche - dijo a sus bandidos - vendré y haré una señal para que salgan y maten a todos. Mientras, en la posada se quedaron sin aceite. Zulema, que había visto las tinajas, pensó que contenían aceite y que si recogía un poco no iba a pasar nada. Bajó a las cuadras. Uno de los ladrones, creyendo que se trataba del jefe, preguntó:
- Jefe, ¿es hora de atacar? Ella se acercó a otras tinajas y escuchó lo mismo. Con mucho cuidado salió del establo y corrió a avisar a Alí Babá. El joven bajó a las cuadras fingiendo la voz del jefe de los bandidos, dijo:
- Un poco de paciencia, muchachos; hay un pequeño cambio de planes. Alí Babá sacó las mulas del establo y las llevó a los soldados del califa, que apresaron a los ladrones dentro de las tinajas. Entretanto, Zulema había puesto unos polvos en el vino del jefe para que se durmiera y no fue difícil apresarlo.

-¡Ven conmigo! Le dijo Alí Babá a Zulema -. Quiero que veas una cosa. De esta manera, llevó a Zulema hasta la cueva. Allí estaba Kasim, que, a causa del miedo, se había vuelto loco.
-¡Esto es precioso! - Exclamó Zulema al contemplar el oro y las joyas. Pronto se casaron y, gracias a los tesoros de la cueva, no les faltó de nada, y con gran parte del dinero se dedicaron a atender a los pobres para que pudieran ser felices como ellos lo fueron.

Compartir este Cuento Infantil

Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Cuento Popular, de España

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Alí Babá y los 40 ladrones?

Muchas Gracias por tu valoración.
  • Valoración 4/5 Estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5