El chico que fue a buscar al Viento Norte

El chico que fue a buscar al Viento Norte sta es la historia de una pobre viuda que tenía un hijo muy trabajador y servicial. Para ayudar a su madre, el chico iba todos los días al mercado a comprar los alimentos que ella cocinaba. Pero un día, al salir del mercado, llegó soplando el Viento Norte, le arrebató las provisiones y se las llevó por los aires.
El muchacho entró nuevamente al mercado y compró más cosas, pero, al salir, el Viento Norte se las volvió a quitar. Lo mismo ocurrió una tercera vez. El chico estaba furioso y decidió hacerle una visita al Viento y pedirle que por favor le devolviera su comida.
Partió en busca del Viento. El camino era largo y tuvo que andar muchas horas hasta que llegó a la casa del Viento.
- Buenos días - le dijo-. Te doy las gracias por haber ido a encontrarme.
- BUENOS DIAS - contestó el Viento Norte, que tenía la voz fuerte y áspera -. Gracias a ti por venir a verme hoy. ¿Qué deseas?.
- Solo quería rogarte que fueras bueno conmigo y me devuelvas las provisiones que me quitaste a la puerta del mercado, porque somos pobres y no podemos comprar las cosas tres veces. Si continúas arrebatándome la comida mi madre y yo moriremos de hambre.
- Yo no tengo tus provisiones - le dijo el viento - Pero ya que son tan pobres, te daré un mantel. En adelante tendrás todo cuanto desees con solo decir: "Mantel, extiéndete y sírveme toda clase de ricos manjares!"
El muchacho quedó muy contento y le dio las gracias al Viento Norte. Como el camino era tan largo, no pudo volver a su casa el mismo día y entró en una posada. Cuando llegó la hora de cenar, puso el mantel sobre la mesa del rincón y dijo:
"Mantel, extiéndete y sírveme toda clase de ricos manjares!"
Al momento el mantel hizo lo que se le mandaba y todos quedaron maravillados, sobre todo el posadero. Por eso, cuando todos se fueron a dormir, el posadero robó el mantel y puso en su lugar otro igual pero que no podría darle ni un pedazo de pan.
Al despertar, el muchacho tomó el mantel sin darse cuenta del cambio y partió a su casa.
- Madre, madre ¿sabes de dónde vengo? He ido a visitar al Viento Norte - explicó al llegar - Como es muy bueno, me ha dado este mantel. Es mágico y cuando le digo: "Mantel, extiéndete y sírveme toda clase de ricos manjares!" pone sobre la mesa platos exquisitos.
-Quizás sea verdad hijo mío - contestó la madre - pero yo no puedo creerlo si no lo veo.
El muchacho se dio prisa en poner el mantel sobre la mesa y decir:
"Mantel, extiéndete y sírveme toda clase de ricos manjares!"
Pero el mantel no sirvió nada, ni un pedazo de pan.
- ¡Bueno! Veo que esto no tiene remedio. Volveré a la casa del Viento Norte - dijo el muchacho algo enojado.
Allá fue. A última hora de la tarde llegó al palacio del Viento.
- Buenas ardes - dijo.
- BUENAS TARDES - contestó el Viento Norte, con su grueso vozarrón.
- Quiero que me pagues algo por las provisiones que me arrebataste - dijo el chico - el mantel que me diste no me sirve para nada.
- Yo no tengo tus provisiones, pero mira, ahí tienes un carnero que da monedas de oro con sólo que se le diga: "¡Carnero, carnero, dame dinero!".
Al muchacho le pareció muy bien y se marchó. Como era imposible llegar a su casa aquel mismo día, entró al anochecer en la misma posada donde había dormido la noche anterior.
Antes de pedir nada puso a prueba lo que el Viento Norte le había dicho respecto del carnero y vio que el Viento no lo había engañado. Pero el codicioso posadero también sintió deseos de poseer el carnero mágico. Esperó a que el chico se durmiera y se lo cambió por otro carnero igual, pero que no daba ni monedas de oro ni de ningún tipo.
A la mañana siguiente, salió el muchacho y al llegar a su casa, le dijo a su madre muy contento:
- El viento norte es genial; ahora me ha regalado un carnero que da monedas de oro.
- Puede ser cierto - contestó la madre - pero yo no creeré ese cuento hasta que no vea las monedas con mis ojos.
- ¡Carnero, carnero, dame dinero! - dijo el joven.
Pero el animal no le hizo caso.
Ni corto ni perezoso, el muchacho volvió al palacio del Viento Norte y le dijo que el Carnero no tenía valor y que él quería hacer valer sus derechos.
- Bien -dijo el Viento - a excepción del bastón que ves ahí, no tengo otra cosa que darte. Pero si dices: "¡Pega, pega, bastón!", lo hará hasta que le ordenes "¡Para Bastón!".
Como el camino era tan largo, el muchacho entró a la posada. Entendía ahora lo ocurrido con el mantel y con el carnero, por lo que se tendió enseguida sobre un banco y comenzó a roncar como si estuviera profundamente dormido.
El posadero, pensaba que el bastón tendría alguna virtud parecida a las del mantel y del carnero. Cuando lo escuchó roncar trató de cambiarle el bastón por otro. Pero el chico estaba alerta y gritó:
- ¡Pega, pega, bastón!
Entonces, el bastón comenzó a pegar al posadero hasta hacerle saltar por encima de sillas, mesas y bancos gritando.
- ¡Ay de mí! Por favor muchacho, ordena que el bastón se detenga o me matará a golpes. Detenlo y te devolveré tu carnero y te devolveré tu carnero y tu mantel enseguida.
El chico ordenó:
- ¡Para Bastón!
Después tomó el mantel y se lo metió en el bolsillo. Volvió a su casa, con el bastón en la mano y llevando al carnero con una cuerda que ató a los cuernos. Por fin había cobrado el precio de las provisiones que le llevara el Viento Norte.

Compartir este Cuento Infantil

Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Cuento Popular, de Escandinavo

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El chico que fue a buscar al Viento Norte?

Muchas Gracias por tu valoración.
  • Valoración 3/5 Estrellas
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5