El duende Orio

El duende Orio n la ciudad de Miramar, hay un lugar lleno de árboles altísimos, llamado Bosque Energético .
Cuenta una leyenda, que a la noche siempre aparecía un enano extraño y feo que cada corría y corría por todos lados y cuando la gente acampaba, siempre la asustaba, llamaban a la seguridad y cuando la policía aparecía el duende se escondía.
Al día siguiente, cuando la gente caminaba tranquilamente, se encontraba al malvado duende durmiendo entre los árboles. De tanto sueño que tenía por perseguir a los visitantes, durmió tan profundamente que así de quietito y roncón que estaba, pudieron atraparlo y lo metieron dentro de un frasco de vidrio. Cuando despertó, furioso, comenzó a patear el frasco queriendo salir y no podía por que estaba enterrado .
Se canso tanto, tanto y gastó tanta energía que le dio un hambre feroz... La gente le daba galletitas y comía un pedacito y como no le gustaban se enojaba. Y así pasó un buen rato, hasta que apareció una nena que venía comiendo galletitas de esas ricas redondas de chocolate... de repentente miró para un costado y vió al duende llorando porque tenía hambre. La nena, le escribió un papel que decía ¿Tenés hambre ? ¿Querés una galletita? El duende feliz le dijo que si! Miró las galletitas y decía por dentro estas son los favoritas!!
Sonrisita por sonrisita. Salió del frasco. Cuando lo hizo, abrazó a la nena y la pequeña lo miró, sonrió y le dijo:
- Estas helado, vení vamos a casa, hoy te voy a llevar conmigo, no temas, no te haré daño.
El duende sonrió y por fin pudieron dormir tranquilos en el campamento, la nena se levantó y le preparó su desayuno y lo nombró Orio. Se hicieron mejores amigos y fueron felices.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Dani Espiño y Nati Piris, de Miramar, Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El duende Orio?

Muchas Gracias por tu valoración.