Pipo el Botitas

Pipo el Botitas na vez hubo un perrito que se llamaba Pipo. Era como un peluche cuando nació y a los 3 años ya parecía una bolita de nieve. Sus ojos eran negros, como su bonita nariz y era muy travieso en la casa.
Su dueño era Alfred, mi marido y cuando lo sacaba e iba por la correa le decía:
- Vamos a la calle!! - y Pipo daba saltos enormes de alegría. Le encantaba salir fuera y bajaba las escaleras como un rayo.
Era un poco cascarrabias con otros perros, les ladraba y quería pelea, pero en cambio con las perritas, era diferente, le daba besitos a las chicas y las olía, jugando con ellas.
Pipo tenía una camita roja que era su favorita y al llegar de la calle, se tiraba bocarriba y se ponía a hacer el loco, era muy divertido verlo, daba grititos y era un perrito feliz. Aunque a los 12 años tuvo un problema en su columna y tuvimos que operarlo.
Se recuperó muy pronto y le dábamos helado de chocolate como premio. Le pusimos unas botitas rojas para caminar, y en el barrio le decían "Pipo el botitas".
Un día, ya se puso muy enfermo y se tuvo que marchar al cielo de los perritos. Alfred se quedó muy triste y yo igual, le mandamos muchos besitos de chocolate a nuestro Pipo por haber sido el perrito más bueno, precioso y gracioso del mundo entero.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Eli Romero Pavón, de Sevilla, España

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Pipo el Botitas?

Muchas Gracias por tu valoración.