Los Chanchos empantanados

Los Chanchos empantanados sta era una vieja que tenía un hijo muy diablo llamado Pedro Urdemales, que salió un día a buscar trabajo. Preguntando y preguntando fue donde un caballero le dijo que tenia necesidad de una persona que le cuidara unos chanchos, y le encargó que no los pasara por un barrial que había por ahí cerca.
Pedro dijo que le pondría mucho cuidado y que no los pasaría por ahí.
Hacia como tres días que los cuidaba, y urdió llevarlos al lodasal para hacer un negocio.
Pasó un caballero y le preguntó si acaso vendían chanchos.
Pedro dijo que tenia orden de venderlos unicamente si los que le comprasen tomaran como condición, que le dejasen las colas.
Se hizo el negocio y el caballero se llevó loe chanchos, sin cola, como Pedro le había dicho.
Entonces Pedro tomó las colas y las ensartó en el barro y después se fue donde el patrón, fingiéndose el muy asustado, a decirle que los chanchos se le habían ido al barrial y no los podía sacar. El caballero se fue con él a hacer que los sacara, y le decía por el camino:
- ¡Tanto que te encargué que no los pasaras por aquí!
Llegaron al barrial y Pedro se hacía que tiraba con mucha fuerza de las colas, y como salían solas, decía:
- No ve, señor, los chanchos se han enterrado tanto en el barro que la cola se les corta de tanto que las tiro.
Así fue tirando todas las colas hasta que no quedó ninguna.
Entonces el caballero le dijo que no lo tenía más a su servicio, le pagó los tres días que le debía y lo echó.
Pedro Urdemales se fue muy contento con la platita que le dio su patrón y la que había recibido del caballero que compró los chanchos.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Cuento popular, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Los Chanchos empantanados?

Muchas Gracias por tu valoración.