Una Hormiga Ecológica

Una Hormiga Ecológica a abuela Paula estaba recorriendo su jardín, mientras observaba que las hormigas no comieran sus plantas.Usaba una lupa para ver mejor y de pronto ¿qué vio?... una hormiga negra, que se estaba vistiendo con pétalos de rosas rojas y amarillas encontradas en el camino, aprovechaba que el viento, las había desprendido de los rosales en una carrera loca.
Era la única de su especie que no rompía ninguna planta. La abuela siguió mirando con curiosidad. La hormiga, que al principio tenía miedo que la pisara o le echara veneno, se quedó más tranquila cuando comprobó que la anciana la observaba sonriente. Entonces se puso dos moños de pensamiento, se miró en un trocito de espejo roto que sacó de su mochila y le gustó como estaba vestida.
Después, cuando la abuela estaba distraída, se fue subiendo despacito por la tirita del delantal hasta llegar a un bolsillo, desde allí asomó las antenas y miró a la abuela con mucha picardía.
Abuela Paula la vio, la sacó muy suavemente para no lastimarla y le dijo:- ¿qué estás haciendo en mi bolsillo?
La hormiguita le explicó que ella era ecologista y estaba dando clases a todas las demás hormigas para que llevaran al hormiguero solo las hojas, flores y palitos que encontraran en el camino.
Ahora ella quería dar clases de ecología en otros países, pero necesitaba tener mucha ropa para viajar tan lejos y por eso le pidió a la abuela que la ayudara.
Durante varias semanas la abuela Paula cosió vestidos muy pequeñitos, estaba muy contenta y se levantaba muy temprano a trabajar.
Alojó a la hormiga ecológica en una caja grande de fósforos vacía; a la que había adornado con cortinas y alfombra. Para la hormiga eso era un departamento de lujo; también tenía un rinconcito debajo de una piedra del jardín.
Cuando todos los vestidos, zapatos, moños, carteras y collares estuvieron listos, la hormiga se despidió de la abuela con un beso y se tomó un avión hacia Europa.
Allí tuvo mucho éxito dando conferencias y también desfilando como modelo.
Un día la hormiga le escribió un mail a la abuela Paula desde Andalucía, diciéndole que pronto estaría de vuelta por Argentina y también le envió una foto escaneada en donde se la ve muy contenta toda vestida de rojo.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Margarita Rodríguez, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Una Hormiga Ecológica?