La varita mágica

La varita mágica ace muchos años había reyes, y muchos, sino todos tenían hechicero a su servicio.
Para gobernar por esa época, cuentan que una vez un sapo, apareció con la varita del mago Merlín, o tal vez era el mago mismo, hasta puede ser que una bruja, con algún "maleficio", lo hubiera convertido en sapo a quien fuera.
Lo cierto es que con la varita desarrugaba pieles de cocodrilo, quitaba disfraces de presidiario a las cebras, reducía barrigas a hipopótamos y rinocerontes, cambiaba de olor a los zorillos, volvía serios a los tucanes, daba la velocidad del sonido o de la luz a gaviotas y tortugas, y le ponía color a salamanquejas y ranitas pálidas.
La lora le pidió un corazón mas grande que el de la jirafa, el elefante menos panza y mas gracia en la danza
-Puede pedirme usted cualquier cosa que yo se la daré - dijo el sapo a la jirafa que no había solicitado nada.
Por favor señor sapo, regáleme la varita- pidió la jirafa.
El sapo se la obsequió generoso, entonces esta levantó la varita, llenó de alegría el corazón de la lora, borró del diccionario la palabra vanidad, condenó a magos, brujos y hechiceros a dejar de existir y en la selva todo volvió a la realidad.
Dios, feliz por la recuperación de la verdad, tomó la varita, la llamó "batuta" y desde esa vez, siempre que El la levanta; grillos, renacuajos, loros, aves, ranas y otros músicos, dan inicio a la sinfonía de la creación.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Jaime Eduardo Castellanos Villalba, de Cúcuta, Colombia

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil La varita mágica?