La bruja del colorinche

La bruja del colorinche abía una vez en un reino muy, muy lejano, una bruja que, en vez de ser mala era rara.
Ella no usaba sombrero puntiagudo y oscuro, si no, de carpintero, en vez de varita, usaba tijeritas y en vez de escoba, secadora. Y como si fuera poco tenia, en su ropa, el arco iris entero.
Sus amigas se burlaban, pero ella no se enojaba y en vez de hacerle daño a la princesa del reino le cortaba el pelo, el pasto y las zanahorias.
Un día, un gran dragón se acercó al reino y el rey asustado dijo que habría un concurso, para que la ganadora saque al dragón de allí. Y la ganadora fue la brujita que le dió un hogar no muy lejos de allí, donde le enseño a no escupir fuego y a tomar el té con modales, que le había enseñado la princesa.
Todas las tardes llevaba tortas y galletas para comer con el dragón. Y fueron amigos por mucho, mucho tiempo.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

María Belén de Pedro, 10 años de Pergamino, Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil La bruja del colorinche?