Baltasar, un muñeco especial

Baltasar, un muñeco especial ay muchos muñecos, en todo el mundo hay muchos muñecos; algunos los hacen en la Argentina, nuestro país, otros vienen de distintos lugares.
Ellos llegan en barcos, en camiones, en avión. Vienen envueltos, en cajitas, con moños. Pueden ser de distintos colores, hay muñecos rojos, azules o amarillos. Pueden ser de plástico, de goma, de tela, algunos son muy tibiecitos, ellos suelen ser los muñecos de peluche.
Estos muñecos sirven para muchas cosas, los novios se los regalan a las novias y las novias se los regalan a los novios y a veces les ponen papelitos para decir que se quieren mucho. También se los regalan a los bebes, a veces están apretaditos en máquinas para jugar.
Los muñecos de peluche . son ositos, perros, elefantes, panteras, todos los animales sirven para convertirse en muñecos de peluche.
La cuestión es que los muñecos de peluche tienen destinos diferentes. Suelen adornar una repisa o estar en una caja de juguetes, apretados con las patas para arriba. A veces, pocas veces, tienen un destino especial y se convierten en la mascota preferida; la que acompaña en todo momento, la que recibe besos y mimos, la que no se puede perder y se va a dormir a la cama con su dueño.
Yo conozco a Baltasar, un lagarto verde. Es el muñeco de peluche que le regalaron a Francisca. Ella lo lleva todas partes, así es que Baltasar fue al circo y no pagó entrada, fue al zoológico de Buenos Aires y conoció a los lagartos de verdad, fue a la casa de los abuelos de Francisca, al mar y a la sierra. Tiene el cogote largo, cada vez más largo, porque Francisca se duerme con él y lo abraza de noche. Al jardín no va, Francisca no lo lleva, porque al jardín se lleva guardapolvo y un almohadón, pero no se llevan lagartos de peluche.
Baltasar debe ser muy feliz, no está en una repisa, ni en una caja con un camión en la cabeza, está siempre en los bracitos de Francisca, ella lo ama y todos lo amamos, es uno más de la familia, por eso pienso que algunos muñecos tienen un destino especial, son únicos, ningún lagarto verde podría reemplazar a Baltasar.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Julia M Rossignol, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Baltasar, un muñeco especial?