Deseos Ridículos

Deseos Ridículos sta historia comienza hace muchos años atrás. Una vez, un pobre leñador que estaba harto de la vida tan penosa que llevaba y solía decir que tenía ganas de ir a descansar, de jubilarse; porque veía que, jamás se le había cumplido ni uno de sus deseos.
Uno de tantos días que estaba trabajando en el bosque, estaba quejándose y se le apareció el mismísimo Júpiter, con un rayo en la mano y se asustó tremendamente.
- Deja de temblar -le dijo Júpiter-; vengo a verte porque he escuchado tus quejas y quiero ayudarte. Yo te prometo, cumplir tus tres primeros deseos, los primeros que quieras formular sobre cualquier cosa.
Luego de decir esto, Júpiter ascendió a los cielos, y el leñador, muy contento, volvió a su casa.
- Esta es una gran oportunidad y voy a consultar con mi esposa antes que nada. - se dijo.
Cuando entró a su casa llamó a su mujer y le contó lo que había sucedido.. Al oír su relato, la esposa pensó en mil proyectos; pero considerando la importancia de ser prudente le dijo a su esposo:
- Para no cometer una tontería debido a nuestra impaciencia, examinemos juntos lo que nos conviene hacer en una situación así. Dejemos para mañana nuestro primer deseo y consultemos con la almohada.
-Estoy de acuerdo -dijo el leñador-. Trae un buen vino para festejar.
Cuando la mujer volvió con el vino, bebió y, saboreando cómodamente, cerca del fuego, dijo apoyándose en el respaldo de su silla:
-¡Con estas brasas tan buenas, qué bien vendrían unas morcillas!
Apenas acabó de pronunciar estas palabras, vio una larga morcilla que, saliendo de una esquina de la chimenea, se aproximaba a su mujer serpenteando que lanzó un grito; pero al darse cuenta que esto sucedía por un deseo tonto de su marido, no dejó de reprocharle lo que había hecho.
-¡Cuando se podría obtener un imperio, oro, perlas, rubíes, diamantes, vestidos! ¿Y no se te ocurre desear una morcilla?
-Bueno, me he equivocado -dijo-. Lo haré mejor la próxima vez.
-Bueno, bueno - contestó ella enérgicamente-. ¡Se necesita ser un animal para formular ese deseo!
Enojado por que su mujer lo retara por haber malgastado un deseo le gritó:
-Los hombres hemos venido al mundo a sufrir. ¡Maldita sea la morcilla, ojalá que se te quede colgada de la nariz!
Al instante, fue escuchado por Júpiter y la morcilla se quedó pegada a su nariz. Esto empeoró las cosas y la mujer se irritó más al encontrarse con la morcilla pegada a su nariz.
Luego de esta desgraciada seguidilla de deseos desperdiciados, al leñador no le quedó más opción que utilizar su último deseo para devolverle la felicidad a su mujer y que se le despegara la morcilla de la nariz.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Charles Perrault, de Frances

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Deseos Ridículos?