La vaca intergaláctica

La vaca intergaláctica abía una vez una vaca llamada Manuela, que tenía una casa en medio del espacio exterior. A ella le gustaba comer tomates galácticos y lechuga estelar.
Cuando cumplió 12 años se fue conocer las playas de Marte. Como se divirtió mucho viajando, después de un tiempo, decidió conocer las islas de Plutón y ya que estaba se dio una vueltita por la tierra, allí visitó a su hermano Tadeo, que vivía en un gran campo. Este le enseño a comer pasto verde y jugoso, que es lo que comen los rumiantes en la tierra.
Luego siguió viaje y fue a visitar a su mamá, que era habitante de Saturno, ésta le regaló uno de los anillos del planeta como recuerdo y le contó que sus abuelos vivían en Júpiter. Como ella era muy coqueta se puso muy bonita, se pintó los labios y fue a visitarlos.
Contenta de haber visitado a toda la familia, volvió a su casa para cuidar su quinta de tomates, que ya habían crecido mucho y necesitaban ser cosechados.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Victoria, de Santa Fe, Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil La vaca intergaláctica?