Un cliente muy especial

Un cliente muy especial ubo una vez un panadero llamado Revés, que preparaba cada noche con esmero deliciosas facturas; pero a la mañana siguiente, siempre le faltaba alguna.
El creía que un ratón era el causante de esas desapariciones, aunque eso no era lógico, porque tenía su negocio muy limpio y todos sus vecinos lo consideraban el mejor de la cuadra.
Ya cansado de esta situación y para averiguar lo que realmente pasaba, se convirtió en detective. En un primer momento, no pudo descubrir nada. Pasó una semana y tampoco encontró nada.
Estaba a punto de darse por vencido, cuando una madrugada escuchó un ruido en la cocina de su casa. Se levantó de la cama temblando de miedo y armado solo con una pantufla, se dirigió hacia allí.
Tan grande fue la sorpresa al prender la luz, que del susto casi se desmayó, al ver sobre la mesa a aquella criatura, devorando sus facturas. ¡No lo podía creer! ¡Un pato color azul y pico rojo era el causante, que cada mañana de sus bandejas faltara algo!
Le resultó tan gracioso verlo comer y comer, que rió a carcajadas. Por eso el panadero lo quiso tener como cliente y desde entonces cada noche don Revés comenzó a dejar una exquisita factura, en una bandeja de plata, para el pato pico rojo.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Blackorchil, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Un cliente muy especial?