Vamos al Baile

Vamos al Baile amos al baile, invitó el fraile.
No tengo ganas, comentó la rana.
Invitemos al león, propuso el ratón.
Pero es muy lejos, protestó el conejo.
¿Por qué camino?, preguntó el zorrino.
Por el del cerro, dijo el perro.
Hay que cruzar la montaña, explicó la araña.
¿Y si me pierdo?, temió el cerdo.
Vamos por la loma, aclaró la paloma.
Habrá muchas muchachas, contó la vizcacha.
Pero son todas viejas, acotó la comadreja.
Yo tengo sarampión, se disculpó el gorrión.
Me duele la verruga, agregó la tortuga.
Y a mi el cogote, dijo el coyote.
A mi un diente, se le ocurrió a la serpiente.
Me duele un callo, rebuznó el caballo.
Llevaré un guante, dijo el elefante.
Yo iré si sale el sol, informó el caracol.
Yo voy a la cocina, cloqueó la gallina.
Mejor me callo, cacareó el gallo.
Yo voy un rato, dijo el gato.
A que me enojo, dijo el piojo.
Se está poniendo oscuro, advirtió el canguro.
Habrá candil, dijo el alguacil.
Seguro habrá luz, explicó el avestruz.
Yo voy con mi vieja, dijo la oveja.
Yo estoy feliz, comentó la perdiz.
Habrá chorizo como plato, dijo el pato.
Yo llevo cepillo, dijo el grillo.
Y yo bombacha, contestó la cucaracha.
Yo llevo moño, dijo la vaquita de San Antonio.
Yo seré un mastodonte, dijo el rinoceronte.
Voy a quedar cansado, temió el pescado.
Yo estoy libre, gruñó el tigre.
¿Habrá alguna silla?, preguntó la ardilla.
Y si me aburro, dudó el burro.
Yo soy buen mozo, fanfarroneó el oso.
Y yo algo bello, acotó el camello.
Yo soy un galán, terció el Tucán.
Vamos en avión, propuso el tiburón.
Yo voy colgado del ala, gritó el koala.
Yo me vestiré al tono, contó el mono.
Estará el carnicero, comentó el tero.
¿Estará Manolo?, preguntó el chingolo.
Llevaré una matraca, dijo la vaca.
Yo les pido perdón, no iré, dijo el halcón.
Nos comeremos las migas, dijeron las hormigas.
De postre habrá bananas, agregó la iguana.
Yo voy con mis bebés, dijo el ciempiés.
Habrá salamín, comentó el delfín.
Yo llevo fideos, pio el benteveo.
Yo traeré una rosa, comentó la mariposa.
Y yo haré macanas, rió la rana.
Yo aporto las copas, dijo la foca.
Yo me llevo la cama, manifestó la llama.
Yo transportaré el vino, habló el pingüino.
¡Me hago caca!, mugió la vaca.
¡Pero que cochina!, respondió la sardina.

¡Se apuran todos, que se hace tarde y se enoja el fraile!
Ordenó gruñendo socarrón el oso marrón

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Patricia, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Vamos al Baile?