El viaje de las hormigas

El viaje de las hormigas as hormigas estaban muy preocupadas. Poco a poco se estaban acabando las hojitas de este lado del camino y aún no habían terminado de cargar la despensa del hormiguero. Sabían que del otro lado del río hallarían más alimento, pero no encontraban la forma de cruzarlo. Las que eran muy audaces trataron de cruzar a nado, fue demasiado para ellas. Luego se les ocurrió armar una balsa con palitos, pero una ola juguetona las hizo caer al agua. ¡Y allí estaban desanimadas y sin saber que hacer!
Por eso no se dieron cuenta que Catalina las estaba observando. Primero se asustaron mucho, pero luego vieron que ella les hacía señas y les mostraba un barquito de papel. Contentísimas se subieron y la mano delicada de la niña las puso en camino. Cruzaron el charco con aguas serenas, el grumete grito: -¡Costa a la vista!- ¡Se abrazaron felices, ya no pasarían hambre este invierno!

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Claudia Samter, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El viaje de las hormigas?