Miedos

Miedos n todo el tiempo que he vivido en este mundo tuve miedo sólo tres veces.
El primer miedo, que me produjo el hormigueo en el cuerpo y me puso los pelos de punta,
obedeció a una causa insignificante, pero extraña. Una vez, por no tener nada que hacer,
me dirigí a la estafeta postal para buscar los periódicos. Era un atardecer tranquilo,
caluroso, casi sofocante, como aquellos atardeceres monótonos del mes de Julio, que, una
vez comenzados, se prolongan en una serie continuada durante una o dos semanas, acaso
más aún, y de pronto los interrumpe bruscamente una tormenta fuerte y un soberbio
chaparrón cuyo efecto refrescante puede durar varios días.
Se ha puesto el sol y una sombra gris cubría toda la tierra. En el aire inmóvil, estancado, se
condensaban emanaciones empalagosas de hierbas y flores.
Iba yo en un simple carro tirado por el caballo de carga. Detrás, puesta la cabeza en un
saco de avena, dormía roncando suavemente el hijo del jardinero, Pashka, un chico de ocho
años, que me acompañaba por si fuera necesario en algún momento cuidar del caballo.
Íbamos por el estrecho, pero recto como una flecha camino vecinal, que se escondía más
adelante igual que una serpiente en medio del centeno alto y tupido. Lentamente avanzaba
el pálido crepúsculo; la franja aún iluminada del cielo se diluía cubierta con una nube
estrecha y deforme, que primero parecía un bote y luego una persona envuelta en una
manta...
Anduve así dos o tres verstas hasta que empezaron a crecer sobre el fondo pálido del
ocaso, uno tras otro, siluetas de álamos, altos y esbeltos, luego apareció un río luminoso y
se extendió de pronto ante mis ojos, como por arte de magia, un hermoso panorama. Había
que detener al caballo, porque el camino recto se cortaba y seguía luego por una vertiente
escarpada cubierta de arbustos. Nos quedamos parados en la cima de la colina y debajo de
nosotros se abría un gran pozo, un espacio lleno de tinieblas y de formas extrañas. En el
fondo de este pozo, sobre ancha planicie, vigilada por la hilera de álamos y acariciada por
el brillo del río se albergaba la aldea. Ahora, la aldea ya estaba dormida... Sus chozas, la
iglesia con el campanario y los árboles se destacaban sobre el crepúsculo gris y sus
imágenes oscuras se reflejaban en la superficie pulida del río.
Desperté a Pashka para que no se cayera del carro y comencé a bajar lentamente.
- ¿Ya llegamos a Lúkovo?- preguntó Pashka, levantando la cabeza perezosamente.
- Hemos llegado. Agarra las riendas.
Guié al caballo hacia abajo y observé la aldea. Desde el primer vistazo me sorprendió un
asunto extraño: en lo más alto del campanario, en una minúscula ventana, entre la cúpula
y las campanas vibraba una lucecita. Parecía la de un candil, que por unos instantes se
apagaba y luego, de pronto, resplandecía de nuevo. ¿De dónde venía esa luz? Me resultaba
incomprensible su origen. No podría haber ninguna llama detrás de la ventanita, porque en
la parte alta del campanario no se encontraban ni iconos, ni candiles; allí, lo sabía
perfectamente, se acumulaban solamente vigas de madera, polvo y telarañas; subir hasta
allí era muy difícil, porque desde el campanario la entrada estaba clausurada.
Esta llamita parecía ser más bien el reflejo de una luz exterior, pero aguzando con todas las
fuerzas mi vista, no pude distinguir ningún otro punto luminoso en todo este enorme
espacio que se extendía delante de mí. Tampoco había luna. La pálida, casi apagada franja
del crepúsculo no podía reflejarse en el campanario, porque la ventanita no daba al
poniente, sino al este. Todas esas reflexiones pasaban por mi cabeza mientras descendía
junto con el caballo. Al bajar, me subí otra vez al carro y observé de nuevo la lucecita. El
centelleo seguía como antes.
- "¡Qué extraño!-pensé, perdiéndome en conjeturas-. Muy extraño".
Y se apoderó de mí, poco a poco, una sensación harto desagradable. Al principio pensé que
estaba enfadado por no poder explicar un hecho sencillo, pero luego, cuando volví la
cabeza aterrorizado para no ver la lucecita y me aferré a Pashka, me di cuenta de que se
estaba apoderando de mí el miedo... Me embargó el sentimiento de soledad, de angustia y
temor, como si me hubieran arrojado contra mi voluntad en ese enorme pozo lleno de
tinieblas donde me enfrentaba al campanario que me observaba con su ojo encarnado.
- ¡Pashka! -grité aterrorizado, cerrando los ojos-.
- ¿Si?
- Pashka, ¿qué es esa luz, la de arriba, la del campanario?
Pashka miró el campanario por encima de mi hombro y bostezó:
-¿Quién sabe?
Este corto diálogo con el muchacho me tranquilizo un poco, pero no por mucho tiempo.
Pashka se dio cuenta de mi ansiedad, observó con sus grandes ojos la lucecita, me miró de
nuevo, luego miró otra vez la lucecita...
- ¡Tengo miedo!... -susurró-.
Pues entonces, fuera de mí por el miedo, estreché con un brazo al muchacho contra mi
pecho y di un fuerte latigazo al caballo.
- "¡Qué tontería! -me decía a mí mismo-. Este fenómeno es aterrador porque es
inexplicable... Todo lo inexplicable es misterioso y por eso mismo aterrador". Trataba de
convencerme, pero al mismo tiempo seguía fustigando al caballo.
Al llegar a la estafeta postal, me entretuve adrede una hora charlando con el jefe de la
estación, leí dos, tres diarios, pero el malestar no me abandonaba todavía. En el camino de
regreso la lucecita había desaparecido, sin embargo siluetas de chozas, de álamos y de la
colina, a la que teníamos que ascender, me parecían objetos animados. Pero cuál fue el
origen de aquella lucecita, no lo pude averiguar hasta hoy.
Por segunda vez sufrí un fuerte ataque de pavor, su causa fue también insignificante...
Volvía de una cita amorosa, era la una de la mañana, cuando toda la naturaleza se
encuentra sumida en un sueño más profundo y más dulce, que precede a la madrugada.
Pero aquella vez la naturaleza no estaba dormida y la noche no podría llamarse serena.
Silbaban codornices, rascones, ruiseñores, becacinas, chirriaban grillos y saltamontes; se
extendía una ligera neblina sobre el pasto y en el cielo, dejando de lado la luna pasaban las
nubes corriendo quién sabe adónde. La naturaleza no dormía, como si temiera perder los
mejores momentos de su vida.
Estaba caminado por un sendero estrecho al borde mismo del terraplén del ferrocarril. La
luz de la luna se deslizaba por los rieles ya cubiertos de rocío. Grandes sombras de las
nubes pasaban a cada rato por el terraplén. Adelante a lo lejos se distinguía una serena y
opaca lucecita verde.
- "Quiere decir, que todo está en orden" -pensé yo, observándola-.
Sentía en el alma silencio, paz y una sensación de bienestar. Volvía de una cita, no había
ningún apuro, no tenía ganas de dormir, con cada respiro, con cada paso que retumbaba en
medio de los rumores uniformes de la noche me sentía joven y saludable. No me acuerdo
bien de todas mis sensaciones de aquel momento, ¡pero sí me acuerdo de haberme sentido
bien, muy bien! Después de haber caminado no más de una versta, escuché de pronto
detrás de mí un sonido monótono, como si fuera el opaco murmullo de un riacho grande.
Con cada segundo el sordo fragor se acercaba más y su intensidad aumentaba. Miré hacia
atrás: a cien pasos se distinguía el bosque oscuro que acababa de atravesar. Allí el
terraplén doblaba hacia la derecha trazando un hermoso semicírculo y perdiéndose en la
espesura. Me detuve perplejo y esperé. Inmediatamente apareció en la curva de la vía una
enorme mole negra que, siguiendo los carriles, se dirigía hacia mí y pasó a mi lado con la
velocidad de un pájaro. En menos de medio minuto la mole desapareció y el ruido se
incorporó a los rumores de la noche.
Era un simple vagón de carga. El mismo no representaba nada especial, pero su aparición,
sin la locomotora de noche, me pareció asombrosa. ¿De dónde provenía y qué clase de
fuerza lo empujaba para que corriera con tanta velocidad por los carriles de la vía? ¿Adónde
iba?
Si fuera supersticioso hubiera pensado que los diablos y las brujas se dirigían a sus bailes
nocturnos y hubiera seguido mi camino; pero lo que sucedió me resultaba totalmente
inexplicable. No podía creer a mis propios ojos y me perdía en las conjeturas, como la
mosca en una telaraña...
Y sentí de pronto que estaba muy solo, solo en todo ese enorme espacio: la noche, que me
pareció huraña, observaba mi rostro y espiaba mis pasos; todos los sonidos, los gritos de
los pájaros y el susurro de los árboles ya me parecieron siniestros, que existían solo para
perturbar mi imaginación.
Aceleré mis pasos y sin darme cuenta eché a correr corno loco, más y más rápido. Y
escuché enseguida el gemido lastimoso de los cables telegráficos, que antes no había
notado.
- "¡Al diablo!" -pensaba, tratando de avergonzarme-. "Es una cobardía, es una estupidez..."
Pero la cobardía es mucho más fuerte que el sentido común. Caminé más tranquilo recién
cuando me acerqué corriendo a la luz verde donde distinguí la garita del guardabarreras y
a él mismo parado al lado del terraplén.
- ¿Lo viste? -pregunté jadeante-.
- ¿A quién? ¿Qué te pasa?
-¡Pasó por aquí un vagón!
- Lo vi...-dijo el hombre con desgano-. Se desprendió del tren de carga. En la versta ciento
veintiuna hay una pendiente abrupta... El tren arrastra los vagones hacia arriba. No
aguantaron las cadenas del último vagón que se desprendió y corrió hacia atrás... ¡A ver, si
lo alcanzan ahora...!
El extraño fenómeno tuvo su explicación y desapareció la sensación de algo fantástico. El
miedo también desapareció y pude seguir mi camino.
La tercera vez que sentí miedo muy fuerte ocurrió en el atardecer de una primavera
temprana, al volver de caza. El camino del bosque estaba lleno de charcos de agua a causa
de la reciente lluvia y la tierra chapoteaba bajo mis pies. El cielo rojo del ocaso atravesaba
todo el bosque, coloreando el follaje joven y los troncos, de los abedules. Me había cansado
mucho y me movía apenas.
Unos cinco o seis verstas antes de llegar a casa, en el sendero del bosque, me encontré con
un gran perro negro, de raza "terranova". Al cruzarse conmigo, el perro me miró fijamente
a la cara y siguió corriendo.
- "Qué buen perro"... -pensé-. "¿De quien será?."
Miré hacia atrás. El perro estaba parado a diez pasos de distancia y seguía mirándome
fijamente. Un minuto, callados, nos estuvimos observando uno al otro, luego el perro,
quizás halagado por mi atención, se acercó meneando la cola...
Seguí mi camino. El perro detrás.
- "¿A quién pertenece ese perro?" -me preguntaba-. "¿De dónde viene?"
Conocía a todos los terratenientes y sus perros de caza en 30 ó 40 verstas alrededor.
Ninguno tenía un "terranova" similar. ¿De dónde pudo haber venido para encontrarse en
este bosque perdido, en el camino que nadie frecuentaba excepto los leñadores con sus
carros? Tampoco pudo haberse extraviado de algún viajero casual, porque nadie seguiría
este camino que no llevaba a ninguna parte.
Me senté en un tronco y empecé a observar detenidamente a mi compañero de ruta. El
también se sentó, levantó la cabeza y con su mirada penetrante me miró... Me miraba sin
pestañear. No sé si a causa del profundo silencio, de las sombras y de los sonidos del
bosque o, quizá, por haberme cansado tanto, pero bajo la mirada fija de los ojos del perro
me sentí de pronto aterrorizado... Me acordé de Fausto y de su bull-dog, de las
alucinaciones que sufren las personas extremadamente cansadas. Me bastó para
levantarme bruscamente y tratar de alejarme con rapidez, pero el terranova me siguió...
-¡Vete, fuera!- grité otra vez.
El perro volvió la cabeza, me miró fijamente y movió la cola con alegría. Era evidente, que
mi tono severo le parecía divertido. Debería haberlo acariciado, pero la visión del bull-dog
de Fausto no me abandonaba y el miedo se hacía más y más agudo... La oscuridad se
tornaba más espesa y esto me hacía más impresionable: cada vez que el perro se me
acercaba y me tocaba con su cola meneante, yo cerraba los ojos horrorizado. Sucedió lo
mismo que me había pasado con el campanario o con el vagón extraviado: no aguanté más
y corrí...
Encontré en casa al huésped, a un viejo amigo mío, quien después de haber saludado,
comenzó a quejarse: mientras venía en un coche camino a mi casa, se perdió en el bosque
y su buen perro de raza quedó atrás y se perdió también.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Anton Chejov , de Rusia

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Miedos?