El hombre y la culebra

El hombre y la culebra n hombre, pasando por un monte, encontró una culebra que ciertos pastores habían atado al tronco de un árbol, y, compadeciéndose de ella, la soltó y calentó.
Recobrada su fuerza y libertad, la culebra se volvió contra el hombre y se enroscó fuertemente en su cuello. El hombre, sorprendido, le dijo:
- ¿Qué haces? ¿Por qué me pagas tan mal?
Y ella respondió:
- No hago sino obedecer las leyes de mi instinto.
Entretanto pasó una zorra, a la que los litigantes eligieron por juez de la contienda.
- Mal podría juzgar - exclamó la zorra, lo que mis ojos no vieron desde el comienzo. Hay que reconstruir los hechos.
Entonces el hombre ató a la serpiente, y la zorra, después de comprobar lo sucedido, pronunció su fallo.
- Ahora tú - dirigiéndose al hombre, le dijo:
- No te dejes llevar por corazonadas, y tú - añadió, dirigiéndose a la serpiente -, si puedes escapar, vete.

MORALEJA: Atajar al principio el mal procura, si llega a echar raíz, tarde se cura.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Pipo Jil, 16 años de Paraná, Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El hombre y la culebra?