El mono y el majaz

El mono y el majaz n mono caminaba por un sendero del bosque, en su trayecto encontró un racimo de plátanos, este a la vez quiso cosecharlo para comerlos, sin embargo luego cambia de opinión diciendo: ¡volviendo los llevo! Y se fue a dar un paseo.
A unos metros más allá se cruzó con un majaz este le saludo diciendo: ¿Cómo estas amigo mono? Y este le contesta brevemente: ¡bien! Y continúo su ruta. Mientras el roedor se desvió por los matorrales tratando de buscar alguna fruta que ingerir y lo primero que vio fueron los mismos bananos hallados anteriormente por el simio, y sin dudarlo dos veces se apropió de ellos.
Poco después llego el mono a llevar su encargo, pero dio con la sorpresa que otro lo estaba disfrutando y muy molesto va y reclama al majaz diciendo: ¿Por qué jalaste mis plátanos ? y el roedor contesta modestamente: - -Lo siento amigo todas las plantas que rodean este bosque son libres, además si dices que son tuyos debías aprovecharlo en el preciso momento que lo conseguiste!
Y se fue dejándolo con las ganas de saborear la fruta al mono y este se lamenta diciendo:
-¡Debí esconder los racimos antes de nada!
Moraleja: Si tú encuentras una oportunidad u objeto que te pueda beneficiar aprovéchalo ese mismo instante de lo contrario otros te pueden ganar de mano.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Luis David Gamonal Suarez, 29 años de Chiclayo, Perú

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El mono y el majaz?