El oso pianista

El oso pianista abía una vez un oso que tocaba su instrumento preferido: "El piano". Él pensaba que de esta manera podía distraer a las abejas y comer su miel.
Todas las mañanas salía por el bosque a tocar su mejor melodía, mientras las abejas se la pasaban trabajando. Un día, el oso preparó un concierto e invitó a todos los animales del bosque, para que cantaran y bailaran. Cuando fue a tocar el piano se olvidó las notas musicales y fue el hazme reír de todos. La abeja se le acercó y le dijo:
-¡Debes esforzarte para lograr las cosas!
Al día siguiente, el oso, furioso por lo que le dijo la abeja, quiso robarle la miel; pero ella se dio cuenta y cuando el oso tocó el panal, la abeja le picó la mano. El oso pegó un salto y salió corriendo.
- ¿Por qué me picaste? - le dijo el oso.
- Porque vos nos robás la miel - protestó el insecto.
Sin contestar, el oso se marchó más enojado que antes y pensó como engañar a las abejas. Al otro día, él tocó una melodía con el piano que dejó dormidas a todas las abejas. Así aprovechó y les robó la miel.
-¡Que suerte! Gracias a mi piano les pude robar la miel.- dijo el oso con cara sonriente.
Cuando las abejas despertaron se dieron cuenta que algo les faltaba.
-¡El oso nos robó la miel!- dijo la abeja enojada.
Inmediatamente pensaron en un plan para asustar al ladrón. Por la tarde, otra vez el oso tocó la melodía para poder sacarles la miel. Pero las abejas, habían contratado a un elefante para que les cuente chistes y las mantuviera despiertas. Cuando el oso vio al gigante animal, se asustó y salió corriendo sin rumbo. Las abejas se empezaron a reír a carcajadas.
- Esta vez el oso no nos pudo robar la miel- dijo la abeja.
Más tarde las abejas llamaron al oso y le explicaron que la miel es el fruto de su trabajo. El animal aprendió la lección y prometió que se esforzaría para lograr todo lo que se proponga.

MORALEJA: Debes esforzarte y trabajar para lograr lo que quieras.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Maria Costanzo Camila Rodriguez Y Fabrina Crespo, 12 años de Cafferata, Santa Fe, Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil El oso pianista?