Cristina y el Eso

Cristina y el Eso uenta la leyenda, que hace mucho tiempo, cuando aún existían los dragones, hadas, y muchos animales mágicos, en el castillo de Bamba Labamba todos los habitantes estaban revolucionados.
Las hadas perdían su magia, los pegasos no podían volar, los dragones ya no echaban fuego... ¡era un caos! La reina Cristina, que era la última mariposa mágica del mundo había reunido a todos los habitantes de su reino; al parecer ¡había llegado un humano a nuestro mundo!.
Uno de los trols dijo:
-¡Propongo que lo capturemos y lo hagamos a la parrilla! -al parecer muchos habitantes como los dragones, grifos y demás estaban de acuerdo pero la reina no era una de ellas...
-¡Ni se os ocurra! aquí no habrá violencia intentaremos hablar con él y lograr que vuelva a su mundo.- explicó la Reina. Por lo visto, al cabo de un rato vino el humano ha nuestro pueblo...
-¿Hola? ¡socorro! ¿dónde estoy? - Dijo el Hombre.
-Hola soy la reina Cristina, la última mariposa mágica del mundo, me han dicho que eres un humano pero quedaban pocos en el mundo cuando me fui del planeta Tierra. - Comentó la soberana.
-¡¿Qué?! ¿entonces eres una mariposa mágica y vienes de mi planeta?
-Entonces sí eres un humano.- Y Cristina se dirigió hacía la multitud asombrada de la persona recién llegada:
-Amigos ¡ES UN HUMANO!
-¿Pero entonces señorita, porque hemos perdido nuestros poderes...? - Dijo una pequeña hada casi sin entender lo que ocurría.
-Abrid bien vuestras orejas. Habéis perdido los poderes porque él es el que los ha obtenido señoras y señores ¡hemos descubierto al elegido!.
Entre todos explicaron al humano llamado Jack que significaba ser para ellos ser el elegido. La profecía cuenta que cada 50 años durante 5 días vendrá el malvado monstruo y está prohibido nombrar su nombre he ahí porque le llamamos Eso.
-¿Y yo que tengo que hacer? - consultó Jack
-Debes ayudarnos a derrotarlo esos 5 días.
-Mmm... Será divertido...
Llego el primer día Jack estaba en las puertas del reino junto a los trols, dragones, grifos, unicornios, duendes y otros seres. El malvado monstruo no había venido, solo habían aparecido sus secuaces y así sucesivamente hasta el cuarto día, cuando la reina había desaparecido, ¡la habían capturado! pero raramente apareció de la nada cuando era muy de noche y estaba extraña no parecía ella...
Al día siguiente ya el quinto día ¡la reina nos había traicionado...! No podía creerlo era algo extraño y más ahora que habíamos deducido que aparecería Eso. Era tarde y no llegaban sus soldados solo estábamos nosotros... Hasta que horas antes de que amaneciera y acabara el último día la reina apareció con los soldados de Eso y nos atacaron no podíamos creerlo.
Mientras que todos luchaban me acerqué a la reina y me di cuenta de que la habían poseído... Le conté todo lo que la quería, que me había enamorado de ella, de nuestros pocos momentos juntos, y reacciono, sabía que ella también se había enamorado de mí, conseguí que despertara, y apareció de una gran nube de humo el malvado Eso. Había adoptado su forma y gracias a eso logramos vencerlo para siempre al final me olvidé de mi pasado y me casé con Cristina.
Todo el reino estaba contento y nunca más volvió a aparecer Eso. Aunque no lo llegamos a vencer del todo, el mismo desapareció por nuestro ataque.
-aaaaaah... me vengaré todavía no han nacido mis hijos las nuevas semillas del terror que vengaran mi muerte...

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Cristina Burgos, de Española

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Cristina y el Eso?