Un mundo de solidaridad

Un mundo de solidaridad a zorra iba aquella mañana, muy contenta por el bosque, cantaba mientras olfateaba, dentro de poco iba a poder llevar alimento a sus cachorros, tan alegre iba que no vio al oso, que iba tratando de alcanzar un panal de abejas para sacar su miel.
- Oh! buenos días señor oso, linda mañana, para caminar por el bosque, verdad?
- Así es señora zorra, pero tenga cuidado con el cazador que nos viene pisando los talones.
Apenas había dicho esto apareció el cazador con su escopeta apuntando al oso y a la zorra
- Por favor Señor cazador, mis hijos esperan que les lleve su alimento, no me dispare.
- Lo siento ese es mi instinto y necesito cazar para sentirme importante, además usted señora Zorra tiene un bello pelaje que me servirá para venderlo a quienes le gusten las pieles.
La zorra lloraba tristemente, pensando en que ya no volvería a ver a sus zorritos, quien se iba a preocupar de ellos?. El oso que se había mantenido en silencio, viendo esta escena, con sus manos en alto, se dirigió al cazador, y le dijo
- Mi piel es muy gruesa y en invierno no se siente frío, te la ofrezco a cambio de que dejes que la señora zorra vaya con sus hijos, yo en cambio estoy solo en el bosque.
El cazador de pronto se sintió avergonzado de sus instintos y pidió disculpa a ambos, alejándose por el bosque. Aquella noche, en la cueva de la señora Zorra se sentían arrullos y risas de los zorritos, mientras saltaban sobre el oso, contento ya de no estar solo en el bosque.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

María Inés Valencia, de Santiago, Chile

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Un mundo de solidaridad?