La Perra Pintora

La Perra Pintora ara mi cumpleaños número ocho mis padres me regalaron una perrita preciosa. Su cabeza es negra, tiene un flequillo muy largo que le tapa los ojos y le llega hasta el hocico brillante; los cachetes y la barba son blancos, al igual que las patas y la panza. Como tiene las patas cortas y peludas le puse de nombre Pataleta.
Pataleta es muy inquieta, juguetona y sabe hacer muchas cosas divertidas para entretenerse. Yo le tiro lejos su pelota de colores y ella corre a buscarla, luego la trae y la deja cerca de mis pies para que se la tire otra vez. Si la levanto con mi mano, ella salta bien alto para alcanzarla. También sabe cantar; cuando silbo ella aúlla con la boca fruncida y le sale un sonido de trompeta.
Como a mi me gusta mucho pintar, mamá me da permiso para que lo haga en la mesa del comedor, siempre que no ensucie. Entonces pongo un plástico sobre la mesa y unos papeles de diario para protegerla de las manchas de pintura. Cuando tengo todo listo preparo las témperas, cada color en un platito; después pongo un vaso con agua, pinceles, y algunos trapos para limpiar.
Un día que estaba a punto de hacerlo Pataleta, subió de un salto a la silla y de otro a la mesa. Yo le dije: "Pataleta bajate pronto porque vas a hacer un gran desastre." ¿Saben que hizo? Empezó a caminar por la mesa, metió las patonas peludas dentro de los platos con pinturas y después empezó a caminar por toda mi hoja de dibujo. ¡Zas! Una pataza dejó una mancha amarilla ¡Zas! Otra pataza una mancha roja y, otra celeste y, otra anaranjada y otra vez celeste, amarilla, roja, anaranjada. Cuando la cubrió con manchones me puse a llorar; estaba muy triste porque había ensuciado todo el papel. Después de que me sequé las lagrimas y se me pasó el enojo miré el desastre con atención; cada mancha parecía un crisantemo. Entonces tuve una gran idea: Pinté el centro de cada una con pintura marrón, luego le hice unos tallos con hojitas verdes y un florero de donde salía el hermoso ramo de crisantemos.
Ahora Pataleta y yo trabajamos en sociedad. Somos dos artistas que pintamos cuadros con flores y los vendemos o regalamos a los vecinos del barrio.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Vilma Brugueras, de Argentina

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil La Perra Pintora?