Una Moneda de Ay!

Una Moneda de Ay! ace muchísimo tiempo atrás, un caballero había contratado a un criado muy joven para que lo asista. Este muchacho, llamado Pedro, no parecía muy astuto y el caballero lo tomó por un tonto.
Para burlarse de él, le dio dos monedas y le dijo:
- Pedro, vete hasta el mercado y cómprame una moneda de uvas y otra de ¡ay!
El pobre mozo fue hasta el mercado, recorrió los distintos puestos y en uno de ellos compró las uvas, pero cada vez que pedía una moneda de ¡ay! todos se reían y se burlaban de él.
Al darse cuenta de la broma que le había hecho su patrón, decidió resolver el problema. Tomó las uvas y las puso en el fondo de una bolsa y sobre las uvas colocó un manojo de ortigas.
Cuando regresó a su casa, el caballero le preguntó:
- ¿Lo traes todo?
- Sí, señor, está todo en la bolsa -contestó el muchacho.
El caballero extrañado metió rápidamente la mano y al tocar las ortigas, gritó:
- ¡Ay!
Y sonriendo Pedro explicó- Debajo están las uvas, señor.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Cuento Popular, de Español

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil Una Moneda de Ay!?