La Cigarra y la Hormiga

La Cigarra y la Hormiga antó la cigarra durante todo el verano, jugó y descansó, y se enorgullecía de su habilidad para el arte. Al llegar el invierno se encontró sin nada: ni una mosca, ni un gusano, ni nada para comer.
Fue entonces a llorar su hambre a las hormigas vecinas, pidiéndoles que le prestaran de su grano hasta la llegada de la próxima estación.
- Te pagaré la deuda con sus intereses; - les dijo -antes de la cosecha, te doy mi palabra.
Pero las hormigas, enojadas por la situación, le preguntaron a la cigarra:
- ¿Qué hacías tú cuando el tiempo era cálido y agradable?
- Cantaba noche y día libremente - respondió la despreocupada cigarra.
- ¿Conque cantabas? ¡Cuanta sinceridad! Entonces ponte ahora a bailar.

No pases tu tiempo dedicado sólo al placer. Trabaja, y guarda de tu cosecha para los momentos de escasez.

Compartir este Cuento Infantil
Autor de este cuento infantil

Sobre el Autor

Jean de la Fontaine, de Francés

Valorar este cuento corto infantil

¿Deseas Valorar el cuento infantil La Cigarra y la Hormiga?